miércoles, 14 de septiembre de 2011

Ohana



Sus palabras me retumban en la cabeza una y otra vez, y es que ya no puedo verla de la misma manera. Me duele tener contacto con sus ojos, porque recuerdo lo mucho que me espantaba ver como sus lágrimas caían, y tan solo pedía ayuda...ayuda que yo no le podía ofrecer.
Estoy desesperada, no tengo a quien recurrir ni mucho menos saber qué hacer. Todo es un desastre desde que él se ha ido, y lo único que escucho de ella son las quejas y dolores que hace encerrada en su habitación.
“La felicidad es una mentira...Odio estar sola...Quiero irme de aquí...”
Esas son las frases que escucho día a día cuando despierto y sólo lo que puedo hacer es amarrar el rostro porque ya yo me cansé de llorar.
Me cansé de llorar a una situación que no puedo controlar, me casé de sufrir un problema que no es mío sino de ella o, mejor dicho, un problema en él cual soy parte de ella.
No lo tolero más, mi amargura y melancolía se vuelve cada vez más intensa. No sé aún como reaccionar a lo que tanto le aqueja y mucho menos se como controlar su devastadora reacción.
Le prometí no decir nada, pero una promesa como esa la más dura que he podido hacer en esta vida; sobre todo sabiendo que ella sólo tenia que desahogar. Todos tenemos derecho a descargarnos y a veces, no se sabe en que momento podemos explotar. Yo sólo escuchaba fingiendo que nada me afectaba, pero estoy completamente segura que ella sabe cuanto me duelen sus palabras.
Solo finge, así como finjo yo. 
Mi vida se ha vuelto una obra de teatro; en donde mi casa es el escenario, nosotras las estrellas estelares, él como el artista invitado, los vecinos como testigos y la agonía como director. El título, nada más y nada menos que la familia.
Al final, familia es familia; y la familia nunca te abandona ni te olvida.

4 comentarios:

Nobody Here dijo...

La familia si abandona y si olvida. Muchos vivimos estelarizando una obra parecida, tal vez ella jamás entendió que cada uno puede vivir la vida a su antojo y tu, puedes ir entendiendolo también.

No podemos ser egoistas y por más que nos duela, debemos vivir y dejar vivir.

Fuerza :) Se nota que de eso te sobra, tal vez un poco más sosteniendote en pie y la tormenta haya pasado del todo.

Pero eso si y más importante que nada; jamás olvides sonreir.

Botella de besos y caja REBOSANTE de abrazos.

Hayat dijo...

Creo que la familia es de lo poquito que al final nos queda en esta vida.
La felicidad no existe en su plenitud,solo momentos felices.Solo la obtenemos al morir,o eso me dicen.Un beso :)

Beta. dijo...

Esta bien querer a la familia, xq es mucho. Pero yoo soy de las que piensan que la familia te toca, y a los demas los eliges! ;)

Kei- dijo...

"Ohana significa familia, y tu familia nunca te abandona, ni te olvida". Lilo y steach <3.

No se si lo contaste antes sobre este problema en tu familia o es la primer entrada que haces sobre eso, llevo tiempo sin leer ningún blog :/, pero en algo concuerdo con vos, se siente tan feo fingir que estas bien y que algo no te afecta cuando en realidad te esta destruyendo por dentro... :S