sábado, 3 de mayo de 2014

Mis Días Sin Ti


"Mis días sin ti son un derroche. Las horas no tienen principio ni fin".
- Moscas en La Casa, Shakira

Quisiera que no me importara. Quisiera ser yo la indiferente, la fuerte. Quisiera que al verte no me doliera, que no me desgarrara el alma.

Aún recuerdo tu partida, tu fría partida. Aún recuerdo tu mirada distante, tratando de evitarme, tratando de olvidar lo que pasó. Esa falsa sonrisa con la creías que podías engañarme, hacerme pensar que era un hasta luego y no un adiós.

Que difícil es tener que verte en todas partes, en cada paso que doy, en cada rumbo al que voy. ¿Serán mis pensamientos que atraen tu presencia? O será simplemente que estamos destinados a encontrarnos para recordar el momento del cual negaste haya sido amor.

Ya no puedo verte a los ojos. Siento que cada vez que me encuentro con los tuyos me robas un gramo de energía, de buenas vibras. No puedo verte, no quiero verte. Mis ojos se nublan por las lágrimas que están por venir y mi voz se traba entre el nudo que tengo en la garganta.

Escapar. Escapar para qué si siempre estarás aquí. En las mañanas cuando despierto y en las noches cuando duermo. Aún cuando no lo quiero, eres tu en quien pienso. Intento no pensar en ti, pero entonces me encuentro con una soledad sin sentido. 

Me gusta estar sola, pero no en soledad.

Te fuiste lejos de mí aún cuando estemos tan cerca el uno del otro. Te fuiste y no quiero verte. No quiero verte, pero si regresaras y tocaras a mi puerta, allí estaría yo esperándote con mi corazón en la mano, ignorando el sufrimiento del cual hoy tengo que vivir.

domingo, 16 de marzo de 2014

Retórica



Pesa más la rabia que el cemento.
- No, Shakira.

Somos dos almas separadas, separadas por el miedo a amar, separadas por el miedo a sufrir. Hoy estas junto a mi, a mi lado. Me acaricias, juegas con mis manos me miras, me besas y luego te vas. 

Te vas y no regresas, te vuelves frío…distante, cuando yo empezaba acostumbrarme a ti. “No te acostumbres a mi”. Fueron tus palabras cuando mis ojos viste el amor.

Eres extraño. Yo me enojo, me entristezco, pero no te lo digo. Lo sabes y vuelves a tomarme de la mano. Me abrazas. Me miras como si me amaras. 

Amor no está en tu vocabulario. 

Yo vuelvo a perderme en ti, en el calor de tu cuerpo, de tu pecho, de tus pies. 

Aún cuando no estas mirándome, puedo sentirte, aún cuando estamos en silencio, puedo escucharte. Tu me escucharas? 

La música la dejamos correr, es lo único válido en esta habitación. Tu no mereces mis caricias, yo no merezco tu frialdad.

La llama, la armonía y la pasión que existía entre nosotros se va apagando con el tiempo. Yo vuelvo a sentirme fría, sola. 

Lo notas y regresas. 

Te pierdes en mi, regresas a mi. 

Dices no querer hacerme daño. 

El daño ya esta hecho. 

No quiero dejarte ir. Me mantienes a tu lado. Dormimos abrazados. 

Despiertas, yo me hago la dormida. Te separas de mi y te preparas para marcharte. 

Sigo haciéndome la dormida, no quiero ver como te marchas.

Me miras, me besas y luego te marchas.

Yo me quedo sola, desnuda y frágil. Aguanto las ganas de llorar y trato de conciliar el sueño para olvidar. 

Ahora se que no regresarás a mi. 

domingo, 12 de enero de 2014

I Remember You


Hoy quiero llenar los espacios vacíos de mi habitación. Hoy inundan mi vida porque ya no estás aquí. Los recuerdos se hacen cada vez más presentes en mi mente, haciéndome enloquecer, reavivando en mi una llama de pasión. Como quisiera que estuvieras aquí.

Respiro el aroma de tu cuerpo, recuerdo el roce de tus labios recorriendo mi rostro, mi vientre, mi sexo. Recuerdo tus ojos verdes, tu hermosa laguna, penetrándose en los míos. Recuerdo imaginar bañándome en ellos, perdiéndome eternamente en ti. Recuerdo como tus manos acariciaban mi cuerpo, mi espalda, mis piernas...haciéndome perder el control y dejarme llevar en ti. Recuerdo el contacto de tu cuerpo contra el mío, haciéndome estallar en ardua pasión.

Te haz convertido en mi camino al infierno, un camino al que estuviera dispuesta a seguirlo si regresas a mi. Eres la eterna guerra entre el deseo y la pasión...En mi ha ganado el deseo, la razón...el amor.

Te necesito, ya no lo soporto. No me controlo.

Aún escucho el susurro de tu voz en mi oído, es lo único que adormece y me mantiene despierta durante el día. Extraño escucharte, y decirme aquellas palabras que alguna vez solías decirme.

Hoy no estás...

Mi pecho duele, el nudo en la garganta permanece en mí y las lágrimas no se hacen esperar. Sigo esperándote aunque ya se que no volverás. Hoy estás lejos, lejos de mí...te tendré cerca siempre pero no junto a mi.


martes, 24 de septiembre de 2013

You Learn


You cry you learn, you choose you learn, you bleed you learn, you scream you learn. 
- Alanis Morissette (You Learn).

Hoy pasan tantas cosas por mi mente y no tengo la menor idea de como empezar. No se como empezar porque no se en lo que se ha convertido mi vida. Cambios. Cambios. Cambios. Han pasado tantas cosas, he pasado por tantas situaciones desde la última vez que escribí. He reído. He llorado. He aprendido.

Hoy he aprendido que la vida es una serie de coincidencias y casualidades que, simplemente, no puedes controlar lo que ocurre, incluso aún cuando tomas sabias decisiones. A veces hay que dejarse llevar por la corriente, dejar que te arrastre para que puedas sentir la hermosa sensación del agua en tu cuerpo, que te controle y no luchar contra ella. A veces puedes encontrarte con situaciones maravillosas que jamás pensaste que podrían ocurrir. 

Circunstancias. Las circunstancias son aquellas que te dejan influir por una situación ocasional y es triste cuando no puedes escapar de ellas o simplemente tienes que ser lo suficientemente valiente para hacerlo.

El coraje. No siempre te acompaña y pocas veces es tu aliado. No siempre es tu aliado porque es posible que algo o alguien tenga mucho más coraje que el que tengas. Tienes que imponerte y no detenerte, solo así podrás conseguir lo que quieres.

Y como decía Macchiavello, el fin justifica los medios. (¿Ó no?)

¿Qué tanto puede confundirse una persona? ¿Qué tanto puede rechazar tu mente lo que dice el corazón? ¿Qué tanto se puede llegar a sufrir? ¿Qué tanto se puede llegar a vivir?

Hoy soy feliz; mañana no lo sé. Soy feliz porque estoy aprendiendo a entenderme, a encontrarme, a saber quien soy. Soy feliz porque hoy puedo caminar en soledad y apreciar la belleza de la atmósfera sin sentirme en culpa y sin sentirme pequeña.

Mañana no lo sé simplemente porque suele pasar que mi corazón se siente frío, muerto y vacío. Puede que sea una de esas mañanas en las que desconozco quien soy y por qué estoy aquí en el mundo.


Es momento de sonreír y olvidar que la oscuridad y las sombras existen. Hay que dejar que la luz del sol te ilumine y te llene de su bienvenida y amor sin importar con cual pie te hayas levantado hoy; porque no sabes y no podrías calcular la magnitud de los hechos que podrían pasar mañana.

martes, 9 de abril de 2013

Are U There?



¿Dónde estás? Te necesito ahora, en la oscuridad de la noche y en el frío espacio de mi cama donde las lágrimas ya están cansadas de esperarte, de anhelarte.

¿Acaso eres tú, dueño de mis suspiros?

Ya no puedo esperarte. Ya no puedo ocultarme entre mis falsas sonrisas y mucho menos puedo aguantar mis ganas de decirte lo que hoy siento.

¡Ven ya! ¡Dímelo ya! Mi corazón no resistirá otra decepción, otro intento fallido de amor. Mis gritos ahogados te llaman. Te llaman porque saben que no es tarde para enamorarse, para creer en el amor, para estar juntos los dos.

Hoy mi sombra se siente sola entre tanta gente que pasa y que no se detiene. Le hace falta una compañía que, aunque sea pasajera, le recuerde lo que es sentirse viva bajo la luz del sol que la refleja.