viernes, 20 de mayo de 2011

Mi Talón de Aquiles


Me encuentro aquí de nuevo, después de tanto tiempo sin saber de que escribir, cuando simplemente quería hacerlo, perdía la idea o la dejaba para otro día. Pero he regresado...porque no pienso abandonar este blog.
Realmente iba a escribir sobre "El Mundo de Sofía"de Jostein Gaarder, ya que en la clase de física, sí de física, la estuvimos viendo para un fin pedagógico. También estuve pensando escribir acerca de lo extraña que puede ser mi generación, pero finalmente me di cuenta que llegó el tema que haría que regresara a mi espacio personal, el lugar donde no pueden censurarme, donde puedo expresar todo lo que quiera.
Y es que todo empezó en clase de Español (Literatura), estábamos haciendo un taller sobre la literatura griega y estuvimos leyendo un fragmento de "La Ilíada"de Homero. La profesora nos hizo un pequeño resumen de lo que trata esta mitología y de donde sale la expresión "El Talón de Aquiles", tu debilidad.
Estuve pensativa un tiempo, me preguntaba cual sería "mi talón de Aquiles", pero no hallé respuesta en mi interior. 
Claro, mi familia siempre será una de mis debilidades, pero en este caso, quería saber cual sería mi debilidad egoísta, esa que me puede afectar profundamente y hacerme caer en los más profundo de mi ser. Justamente tuve la respuesta en menos de una semana.
Y ahora sólo quiero desahogarme, sacarlo todo de encima, todo eso que tantos años me ha mortificado, pero que nunca lo había revelado...y bueno, es que mi personalidad es así, soy una INFJ, mentora consejera (luego les hablaré de ello).
Quiero empezar diciendo que no nací en una cuna de oro, no soy de sangre azul y tampoco soy millonaria. Soy humana, cometo errores, me deprimo y me enfermo. Tengo una madre que sacrifica todo por sus hijos, que nos demuestra todo su amor y nos ha enseñado a ser humildes, aunque ahora pienso que somos más humanitarios de lo que mi mamá soñaba que fuéramos.
¿Por qué digo todo esto? porque estoy harta, cansada de que piensen todo eso, simplemente porque he tenido la suerte y simple casualidad de tener una vida poco común. Mucha de nuestras esencias en la vida son accidentales, nadie nace pidiendo lo que quiere, todos nos esmeramos. Yo no pedí nacer de una madre famosa, famosa por su arduo labor en el derecho y que sea aclamada por los demás. Yo no pedí ser viajera, que mi madre nos haya inculcado su hermoso sueño de viajar por el mundo, yo no pedí perder a mi papá a tan solo seis años de edad...yo no pedí ser alguien especial. Pero saben algo...eso soy! NO PUEDEN CAMBIARLO. Yo no pedí que el mundo fuera injusto, de hecho me esfuerzo a que  todo sea lo mejor posible, por algo tengo un blog, por algo doy mis puntos de vista para que cada uno de nosotros estemos conscientes de lo que estamos haciendo .
Y si aún no han podido descifrar a lo que me refiero, pues es a la envidia queridos lectores, esa que ha muchas personas los hace más fuertes, a mi me hace más débil, es como perforarme el corazón y decirme que soy tan solo parte de la basura de la sociedad, simplemente porque nací de una madre que se ha esforzado por mantener una vida lo más estable posible. Y es que las personas no se dan cuenta que con sus palabras pueden herir, o simplemente lo saben y lo dicen con esa finalidad.
Si alguna vez me he comportado engreídamente o he dicho cosas que pueden hacerlos sentir envidia, pues lo siento mucho porque en realidad no quise hacerlo. 
A veces suelo decir demasiado y es que me emociono contando situaciones de mi vida, pero no con el fin de que sientan ese sentimiento. Y es que siempre he sido rara, lo sé; porque desde que estaba en primaria y hacían esas preguntas de primer día "¿Qué hiciste en las vacaciones?" yo siempre me salía con una travesía extravagante. Creo en estos momentos que debí haberme quedado callada.
Hoy brote lágrimas de dolor, por todo lo que ha hecho la envidia de los demás en mí y que no puedo creer que piensen que yo soy una vale vergosa...y lo digo sin pelos en la lengua, vale verga. 
Sobre todo cuando nunca me he comportado de esa manera, cuando siempre soy cariñosa con los demás, trato de ser lo menos grosera posible, respetuosa... y sobre todas las cosas, ser humilde.
Lo peor del caso es que ni siquiera es una situación que tenga que ver con mis amigos o mis compañeros y ojo, no estoy diciendo que alguna vez no lo hayan hecho, solo que simplemente la gota que derramó el vaso fue de parte de adultos/profesores.
A que viene todo esto? Sencillo. Suelo faltar mucho a clases, lo cual no justifico que este bien, pero ahora me he dado cuenta que creen que lo hago porque me vale todo, y que puedo hacer lo que quiera por tener la madre que tengo. Si es eso lo que piensan pues...¡ESTAN EQUIVOCADOS! Lo último que siempre he querido que sepan los profesores es quien es mi mamá y si se enteran, tambien me vale porque estoy consciente de que eso no debe influir en la manera en la cual se comporten conmigo ya que, como todos mis otros compañeros, soy otra estudiante más.
Y lo que más me duele de todo esto es que ni siquiera soy mala estudiante, y mucho menos soy mediocre, pero bueno, después de todo, es producto de la envidia. 
Repito: YO NO NACÍ EN CUNA DE ORO. 
Mi madre era hija de una mamá maestra y modista y de un padre que era tapicero. Trabajaron duro para que sus cuatro hijos tuvieran una excelente educación y que fueran mucho mejores que ellos. Y así mi mamá se esforzó, ha trabajado duro y por ACCIDENTES de la vida, le ha tocado la fama y que sea reconocida en el país como la mujer de hierro o la de los casos difíciles. 
Y bueno, en realidad esto me ha dolido mucho, como no tienen idea, porque ahorita que voy escribiendo voy brotando lágrimas de dolor, de impotencia y que el mundo sea tan cruel, tan difícil en esos sentidos.
Y bueno, he regresado, con un tema no muy agradable y extenso.
¿Cuál es su talón de Aquiles (debilidad)?

8 comentarios:

Viky dijo...

Espere a dejar de hacer las otras cosas que tenía que hacer para poder leer tranquila tan extensa publicación y la verdad no sé si es el día o qué, pero me re llegaron tus palabras, no creo sinceramente que alguien me envidie, sin embargo creo entender el sentimiento que te agobia. Me gustaría decirte que no les hagas nada de caso al resto, que solo vos tenes idea por lo que pasas, pero a veces los demás te la hacen bien difícil, así que lo único que puedo decirte, es que si bien no pudiste elegir donde nacer, debes estar orgullosa de ser quien sos, que vales mucho simplemente por la forma en que te criaron y en como te vas desempeñando en el mundo. Tal vez este fuera de lugar pero en Don Quijote de la Mancha, el Quijote le dice a Sancho :-Deja que los perros ladren, señal de que caminamos...
Espero que no cambies, y leerte más seguido :)
Excelente blog...

(Mi talón de Aquiles es perderme, a mí misma, en la multitud).

Besos

STIFFscc dijo...

Mi debilidad son las personas que conozco y me rodean. Tanto ustedes del CCCP, amigos, y familiares.

Lo mismo que tú, tuve las mismas emociones y situaciones cuando aún estuve en el CCCP. Las envidias, los malentendidos, lo que expresaba sin querer hacer daño, y los mismos pensamientos que nos describes.

Solo que una compañera de nuestra promoción, por la envidia, inventó chismes y personalidades de mí a todos los compañeros de cuarto, quinto y sexto año en aquel entonces. (Haciendo que a todos les cayera mal) Decía que me creía con la cámara (Me gusta tomarles fotos a ustedes, para guardar buenos recuerdos) que era malvada, que hacía llorar y trataba mal a Marga¨ (Marga lloraba por sus propios errores, y yo era su paño de lágrimas, al final ella resultó ser mala, haciéndome la vida imposible y ocultándose en su falsa faceta de inocencia. Que hice esto, aquello, etc. Otros piensan que mi familia me daba mucho dinero, pero es por que yo no dejaba mis ahorros en casa, ya que más de una ocasión me robaron. Y si es buena mesada al día, es porque yo no tenía tiempo de desayunar, y a veces la comida que vendían en el colegio, no me gustaba, por lo que no gastaba.

A mí no me gusta presumir, no me gusta hacer sentir mal a los demás, presumir para mí, es sinónimo de ridiculez. Pero sin querer, hice sentir mal a más de una persona.
¿Sabes? no me gusta comer en lugares en donde todo el mundo me puede ver, ni cerca de la ventana de un restaurante de comida rápida o uno caro. Porque de verdad, no quiero hacer sentir mal a alguien que esté teniendo problemas y pase por ahí, viéndome... Y piense que estoy viviendo una gran vida, cuando en realidad estoy viviendo en una familia que casi me niegan el estudio y desean que herede el o los negocios que tendremos después de terminar secundaria. No celebramos navidad, ni cumpleaños, ni nada de eso (solo algunas celebraciones tradicionales chinas)

Es horrible, ni siquiera sé si me dejen estudiar diseño de modas y administración a la vez como yo quiero, mi única meta.

Por lo tanto, solo te digo que te entiendo, y que si tienes una situación similar, desahógate aqui con nosotros, pienses en mí vida, sigue adelante y sé fuerte.
Hasta luego :P

Javier dijo...

tiempo sin escribir. Que mal que te hicieran llorar, muy mal. Pues bueno, demuestrales que tu no eres asi de envidiosa y todo eso, que eres una chica fuerte y que te vale madre lo que piensen ellos de ti (perdon por estas palabras si te ofenden). La envidia mata y envenana el corazon. Espero que nunca experimenetes ese sentimiento en el corazon..
animo chica..
te envio muchos abrazos..
=D

Forgotten words dijo...

Siempre van a existir ese tipo de personas que a lo único que aspiran en la vida es a hacer daño a los demás, porque ellos tienen complejo de inferioridad..Se que tiene que ser díficil vivir con la etiqueta de ser la hija de..pero sabes que??que digan lo que quiera, porque tu tienes que sentirte orgullosa de ser hija de quien eres, como lo estas y lo que digan los demas que mas da...
Mi talon de aquiles, la verdad que ni yo misma sabria que decir, lo reflexionare. un beso guapach

Elaise ♥ dijo...

Es perfecto tu blog tiene todo lo que a mi me gusta. Te sigo. Te pasas?
http://elaiserussell.blogspot.com/

`·.·•¤ Hanabi ¤•·.·´ dijo...

Wow! No tenía ni idea de había gente así contigo.
Me imagino que los comentarios muchas veces duelen y no podemos evitar que lo hagan, pero ¿Sabes? ¡Que no te importen! O al menos intenta ignorarlos de la mejor manera posible, nada ha sido tu culpa y si tienes la conciencia tranquila, entonces ¿Para qué preocuparte por lo que no has hecho?

La verdad es que jamás he pensado en mi talón de aquiles, pero creo que también podría ser mi familia, en la actualidad no tengo es mayor contacto con ellos, pero no quiere decir que no los defendería con uñas y dientes si alguien llega siquiera a tocarles la punta del pelo.

Espero estés bien... and don't worry!

¡Besitos!

Lissa James dijo...

Muy bonito blog :) ya te sigo.
Besos!!

Nobody Here dijo...

Vamos, que no puedes echarte a llorar por un par de chiquillos -espiritualmente- que creen que eres envidiosa. Vales por lo que sos y no por lo que tenes y si tenes eso claro es más que suficiente!. Ánimo!!!

Botella de besos y caja rebosante de abrazos