lunes, 11 de octubre de 2010

Recuerdos y Desahogos



9 de octubre del 2000
Recuerdo muy bien aquel día, yo sabía que ya había llegado el momento, pero no tuve la oportunidad de decir adiós.
Me había levantado un poco tarde para ir al colegio, estaba apurada, pronto venía el autobús que me llevaba todos los días a clases. Antes de irme, fui a ver a mi papá en su cama. Estaba mal, terriblemente mal. Estaba pálido, y su cuerpo se notaba sumamente frágil; su respiración era fuerte y sus ojos estaban totalmente blancos.

Regresando del colegio, ve un montón de autos cerca de mi casa. El portón y la puerta de mi casa estaban abiertas, y fue en ese momento que me dije a mi misma, algo anda mal.
Vi a mi mamá llorando y como sus amigos cercanos le daban su más sentido pésame, pero yo no entendía, lo único que hice fue correr hacia la habitación de mis padres. Él ya no estaba. En ese momento sentí como perdía su olor, su voz y su alegría. Sentí como su alma podía estar con nosotros, y al mismo tiempo no estar.
Fue entonces, en ese instante, que me di cuenta que mi vida ya no sería igual.

Presente
Hace diez años que mi papá falleció y fue hace un año que tiramos sus cenizas al mar (así como el pidió).
Tengo 16 años, y aún me cuesta realizar el hecho de lo poco que compartí con mi padre, pero mi madre siempre me dice, “Ninna Marie, tu tuviste un padre que te amo mucho y siempre estuvo allí para ti. Existen personas que no tienen la misma suerte de decir lo mismo”.
Es verdad, hoy en día puedo recordar a mi padre, escuchar los cuentos de mi familia y sentir una fuerte alegría en mi alma porque se que él fue una persona maravillosa, un gran padre y un gran esposo.
Se que llegará el momento en el que podré recordarlo sin un nudo en la garganta y con una sonrisa de oreja a oreja.

6 comentarios:

Rousitah dijo...

Realmente conmovedor, Ninna tú siempre eres y serás una gran persona si conservas tus modales, virtudes, facultades e incluso llevando dentro de ti un jardín con rosas marchitas por no recibir luz ni aire. Podrás sembrar nuevamente y ver crecer tu fortaleza. Tu alma para mi no es débil, es unas de las armas más frágiles que vencen los obstáculos de tu camino.

Me agrada tu fe y lo inexhausta que eres a la hora de conseguir lo que quieres. Te quiero Ninna.

El Ser Bohemio dijo...

Hermosa entrada. Los seres que amamos se mantienen vivos con nosotros cada vez que los recordamos, ellos dejan en nosotros esos hermosos tesoros que son los recuerdos. besos

http://bohemiaenamorada.blogspot.com

Diario de nuestros pensamientos dijo...

tu papi estaria feliz de ver q su niña lo recuerda


besos

Lyra♥ dijo...

Esta ha sido una entrada muy bonita. Yo también perdí hace poco a mi madre (pronto hará un año ya), y me identifico totalmente con lo que has escrito. Así que solo puedo decirte que lo siento mucho, y que te acompaño en el sentimiento y la pena. Y sí, estoy totalmente de acuerdo con la última frase. Llegará el día en que serás más fuerte que tus recuerdos, y podrás recordarlos como algo bonito, ese día se convertirán en recuerdos preciosos. Es algo que me repito siempre a mi misma.
Por cierto, gracias por pasarte por mi blog. Te sigo^^

- Tumeencantas dijo...

Te sigo ♥

Moonchild dijo...

Wow... probablemente no sepa exactamente cómo te sientes, pero he vivido algo similar... hace 2 años murió el padre de mi mejor amiga... y al menos comprendo que es terrible pero también propio de la vida, sólo puedo decir que pronto llegará el día así cómo tu dices que lo recordarás sin dolor... más bien cómo un recuerdo feliz, que ya no está pero que sigue en tu corazón, en algún momento volverán a encontrarse :) y no pienses que lo aprovechaste poco... aprovechaste a tu padre lo que tenías que aprovecharlo, tenlo siempre en tu corazón, sé feliz y mucho éxito !


CAARIÑOS ! <3